Vive la magia en Vive Patitos

El cielo limeño nos cubre hace ya un par de meses así que decidimos explorar nuevas rutas a las tradicionales que encontramos en el sur en busca de sol y calor. Esta vez fuimos hacia el norte con un destino marcado: la playa Patitos, en el km. 220 de la Panamericana Norte.

Un refugio en la naturaleza a menos de 3 horas de Lima, donde lo mágico es natural. Infotur visitó Vive Patitos, en Huarmey, y acá contamos nuestra experiencia

Cómo llegar

Luego de salir de Lima y seguir por la Panamericana Norte con destino a Huarmey nos habían avisado que a la altura del km 220 tendríamos que estar atentos a un pato a la mano izquierda. Si, un pato de madera era la clave.

Encontramos al pato y seguimos su guía por una trocha entre cerros de arena de múltiples tonalidades de marrón. Continuamos andando por unos minutos hasta que una puerta principal, seguida de otra trocha, que avisaría que nuestro refugio del fin de semana estaba cerca.

Los colores y las cuestas nos jalaron y, como nos encanta la adrenalina, nos aventuramos a sus inclinados ángulos. Ojo: nosotros viajamos en una camioneta 4×4 que nos permitió experimentar un poco más de lo planeado, sin embargo, toda la ruta oficial está preparada para vehículos de todo tipo. No se necesitan camionetas sofisticadas para llegar, pero si van en una, aprovechen el entorno.

La playa

Llegamos a una playa extensa de mar azul y oleaje tranquilo. La brisa de la mañana nos avisó que sería buena idea empezar nuestra estancia con un café. Esta escena, la del café mañanero contemplando el mar con los pies en la arena húmeda, sería una de nuestras escenas favoritas del fin de semana.

El sol despejó a media mañana y podríamos decir que la vida cobró un color distinto. Las aves en la orilla acompañaron nuestros paseos y los pescadores de la zona nos saludaban como si fueran amigos de siempre, contándonos emocionados los productos que el mar nos ofrecía para el día.

La playa estaba vacía salvo por los compañeros descritos anteriormente. Éramos nosotros y la naturaleza. Poco a poco fuimos entendiendo lo de “donde lo mágico es natural” pero, más importante aún, cada vez lo íbamos viviendo.

Acostumbrados a la sofisticación de lo que “ir a la playa” implica en estos tiempos, la soledad y la paz de este espacio nos cautivó. Y si bien no hay mayores actividades programadas, es imposible aburrirse: peñas y grandes piedras para visitar y descubrir nuevos ángulos de mirada, cuevas, entre otros, son parte de un itinerario que, como todo, va fluyendo de manera orgánica.

Las Instalaciones

Lo que más nos llamó la atención son las instalaciones de Vive Patitos: cuatro grandes casas con capacidad para diez personas cada una construidas de esteras y en forma de chakana, con una zona central que permite interactuar en las noches, protegidos del viento. Decidimos quedarnos acá por la experiencia y no nos equivocamos. Fueron unas noches llenas de paz y conectados con los elementos de la naturaleza.

Para los que buscan mayor comodidad hay unas casas rodantes muy bien equipadas y ubicadas en una zona que parece sacada de algún planeta lejano. Camarotes y una cama doble, un baño y una mesa con una kitchenette en un cálido ambiente se vuelven el hogar temporal.

Paneles solares son el instrumento de la energía usado en general en todas las instalaciones y funciona correctamente, pero claro, uno tiene que llegar acá sabiendo que la tecnología y la electricidad no serán fieles compañeros. En Vive Patitos se convive con el entorno y con uno mismo, así que el wifi, la televisión y demás elementos de la vida moderna deben ser obviados por unos días. Sin embargo, para que no se asusten, entran redes de teléfono.

La atención

La experiencia no hubiera sido completa sin Alberto, encargado de este lugar, y su familia. Desde el inicio se vuelven parte de la familia, con su cordial y honestas palabras de bienvenida, su ayuda, su deliciosa comida (un ceviche con un pescado recién sacado del mar no tiene precio) y sus historias son un adicional invaluable de este viaje.

Si quieren unos días de real desconexión y están listos para dejarse llevar por la magia de la naturaleza vivan la experiencia de Patitos. Regresar a nuestra naturaleza en medio de la naturaleza, de la mano de Alberto y su familia. No se van a arrepentir.

Para más información, buscar en AIRBNB y BOOKING como VIVE PATITOS y en redes están como:

IG@VIVEPATITOS
FB: VIVE PATITOS

Por: Andrea Chaman

INFOTUR LATAM

prensa@infoturlatam.com

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en infotur latam