Un día en Bogotá

Nuestras aventuras por Bogotá, organizadas por ProColombia y de la mano del operador Go Colombia, nos habían llevado por cascadas, plantaciones de café y cuevas de sal, sin embargo, ya en nuestro cuarto día, había llegado el momento de recorrer las calles de la capital colombiana. Descubrir sus olores y empaparnos de su historia y tradición. Así, con estas ganas, empezamos nuestro día.

En el marco de las actividades del Colombia Travel Mart 2022, organizado por ProColombia, Infotur Latam pasó un día recorriendo Bogotá: el Museo del Vidrio, el emblemático cerro de Montserratte y, por supuesto, el centro histórico con todos sus encantos

Museo del Vidrio

En el barrio de San Cristóbal, en el centro de la ciudad, llegamos al Museo del Vidrio, el único reconocido como tal en Colombia. Una antigua y remodelada casa de adobe nos recibe para mostrarnos distintas técnicas de trabajo del vidrio, la expresión del arte a través de este material y poner nuestras cuestionables virtudes artísticas en práctica.

Al empezar encontramos una exposición temporal llamada “In Vítreo”, en la cual se retrata, a través de distintas obras, cómo la pandemia nos ha hecho retroceder treinta años en el cuidado del mundo. Obras hermosas y con un mensaje claro e impactante.

La visita nos enseña las técnicas del tallado y el soplado con las que los artesanos de la zona trabajan el vidrio hasta llegar a delicadas obras o elementos utilitarios, como platos o adornos (algunos de los cuales adornan hoy la sala de mi casa). Es un trabajo meticuloso y de cuidado que hoy está en riesgo al no haber un traslado generacional de la tradición.

Luego de ver la muestra itinerante y la exposición permanente, la mayoría obras interactivas, y de recorrer las instalaciones de la casa, pasamos a poner las manos en acción en el taller fenicio, donde nos enseñaron a trabajar con mosaicos.

Requisitos: paciencia y arte. Me vi ligeramente complicada, pero puedo decir, orgullosa, que mi gato de mosaicos ha quedado precioso en la terraza de casa. Cortar cada pieza, diseñar los colores, armar la figura y luego trabajar con la fragua. Todo eso hicimos.

Salimos del Museo del Vidrio con algunas bolsas en mano y con mucha hambre, así que directo a la famosa Plaza de la Concordia, donde nos prometieron el mejor ajiaco de la ciudad en la premiada Tía Jackie.

La verdad fue el único ajiaco que comí en el viaje así que no puedo comparar, pero estuvo delicioso. Una excelente combinación de papas, pollo, alcaparras y crema de leche con sus acompañamientos. Buenísimo. El maestro Adolfo Sánchez, experto repostero, nos endulzó la tarde con sus postres tradicionales: dulce de coco, natilla con salsa de moras, obleas con dulce de leche… en fin. El corazón muy contento. En la Plaza la Concordia se come muy bien y hay un simpático mercado con productos locales que vale la pena recorrer.

Cerro de Montserrate

La vegetación en Bogotá no es casual. En esta ciudad llueve y mucho, así que mientras comíamos el ajiaco cayó una verdadera tempestad (incluso con granizo) y nuestros planes de visitar el cerro de Montserrate se vieron en riesgo.

Al terminar el almuerzo la lluvia había pasado y el cerro se veía despejado, sin embargo, nos advirtieron que era probable que no tuviéramos una buena vista de Bogotá desde arriba, pues las nubes seguirían cubriendo la parte baja de la ciudad.

Yo he visitado Montserrate algunas veces antes, sin embargo, tenía ganas de regresar, no importaba la vista: este santuario, el más visitado de Bogotá, vale la pena ser recorrido. Advertidos y decididos llegamos en unos cuantos minutos a su puerta y subimos por el funicular (se puede subir andando, son unos 1605 escalones, pero claramente, después del ajiaco, no era nuestro caso).

El cerro de Montserrate es conocido por la hermosa vista de la ciudad, pero también por la Basílica Santuario del Señor Caído de Montserrate en su cima, los restaurantes Casa San Isidro y Casa Santa Clara, de hermosa arquitectura e inmejorables vistas, la vegetación típica de la zona, el Vía Crucis en esculturas que acompaña a los visitantes y una simpática área comercial llena de artesanías.

Es, en definitiva, un atractivo natural, religioso y gastronómico en Bogotá.

Como puse líneas arriba, este lugar vale la pena ser recorrido por su belleza y ese día, además, el cielo nos acompañó bañando de dorado la ciudad. Después de la lluvia el juego de luces naturales hizo que Bogotá se cubriera de un tono dorado que la hizo aún más bonita. Tal vez el espectáculo natural fue en honor de la famosa leyenda de El Dorado. Tal vez esta vista fue, en algún momento, su inspiración.

Para mí, el momento más lindo del viaje lo viví frente a la basílica: una voz de niño inundó el espacio con canciones religiosas que tenían un significado distinto, real. Al voltear a verlo encontré a Santiago, un niño de diez años con habilidades distintas que transmite con su voz, su mirada y su sonrisa tanto amor y paz que las lágrimas caen.

Quedé parada viéndolo durante largo rato, cautivada. Emocionada. Entendí ahí por qué quería subir esta vez a Montserrate, pese a la lluvia y las advertencias. Cada destino es siempre un viaje personal distinto.

Centro Histórico de Bogotá

Terminamos el día, que ya había recogido varias sonrisas, en el centro de Bogotá, desde la Plaza Bolívar con su hermosa arquitectura hasta las calles llenas de tradición e historia del barrio de La Candelaria.

El cielo empezaba a oscurecer dando paso a unos tonos rojizos maravillosos que hacían una perfecta combinación con las luces de las calles que se iban encendiendo. Paseamos por el Museo Botero, el Museo de Oro, la Biblioteca Luis Ángel Arango, comimos obleas con queso y chocolate y así nos encontró la noche. Cansados y felices.

Han sido días muy lindos en Bogotá, conociendo nuevos atractivos, su naturaleza y su gente y tradición. Hemos reconocido espacios a través de otros ojos y la calidez de nuestros compañeros de viaje nos han llenado el espíritu.

Gracias ProColombia, por su profesionalismo y sus ganas de mostrar las bondades de Bogotá, pero, en especial, por la calidad humana que nos han mostrado estos días. Y gracias Go Colombia, por toda la preocupación y cuidado en cada detalle.

Para más información:

  • Go Colombia: IG: GOCOLOMBIADMC
  • Santiago Palacios: IG: SANTIAGO_PALACIOS1704

Por: Andrea Chaman Caballero
INFOTUR LATAM
www.infoturlatam.com

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en infotur latam