Pampa Hermosa: Catarata de palabras, confusiones y aventuras

Una trocha, una catarata, una conversación inesperada, varios montoncitos de papas nativas y hasta unas truchas que se pescan con las manos, son los protagonistas de esta historia que relata una inédita y extraña aventura en el distrito de Pampa Hermosa (Satipo, Junín), que termina con una promesa de retorno, una promesa que ojalá se cumpla pronto para explorar los bosques de esta selva montañosa y biodiversa.

No sea malo, pues, cómo vas a recibirme de esa forma. Te pasaste, Jaime, eso no se le hace a un trotaperú que viaja siempre con una carga de entusiasmo y buena fe. ¿Acaso estoy mintiendo? Tú me viste aparecer bien contento, casi casi saltando en una pata, después de ir y venir por esa trocha cimbreante y medio escondido que se inicia al ladito nomás de la carretera afirmada en la que nos conocimos.

Sí, lo admito, yo andaba de lo más feliz en la última jornada de una travesía que, de alguna manera, era mi reestreno o reencuentro con las rutas tras varios meses de encierro casero-familiar, los cuales, desde mi perspectiva, no justifican la frase con la que me recibiste; pero, incluso en el caso de que aquello fuera cierto, tú, Jaime Huaycañe, no tenías como saberlo. Salvo qué…

No, pues, no me digas que eres una especie de chamán, curioso, brujo o adivino… ¿Cómo?… que tu segundo apellido es Huaringa… Pucha, quizás sí tienes un poquito de eso, tú sabes, por lo de las famosas lagunas del norte. No, no, no creo, como tampoco creo que algo en mi cara me delate o revele mi condición de… ¡qué estoy diciendo!, ¿cuál condición?, caray, repito, yo no soy lo que Jaime me espetó.

Sí, porque aunque quisiste barajarla explicándome que ese era el nombre de una papa nativa que se escarba en las chacras de altura de San José de Yuncán, estoy convencido de que aquello de ‘saco largo’ me lo decías a mí, solo a mí, únicamente a mí. Y así no juega, Perú. Y eso no se le hace a un periodista viajero que abandona su casa en busca de historias e imágenes.

¡No!, no tuve que pedir permiso para salir de casa y enrumbar hacia las Nubes de Yuncanbado, el poderoso velo acuático que hermosea el panorama de la carretera que une los centros poblados de Calabaza y Toldopampa (distrito Pampa Hermosa), las provincias juninenses de Satipo y Concepción, la ceja de selva -con sus montañas y quebradas- con las pampas, valles y lagunas de la sierra.

Sí, fue una bonita experiencia, de esas que te llevan a prometer que tarde o temprano volverás, para explorar el monte con la esperanza de avistar gallitos de las rocas, quetzales, búhos, venados y hasta osos de antejos, para llegar a los orígenes de la catarata de 100 metros de caída que se nutre de las aguas de ocho lagunas (Pusaq Cocha en quechua), para compartir las vivencias de tu comunidad.

No pues, ¿cómo crees, Jaime?, no estoy molesto ni ofendido. Bromeo, solo bromeo. Total, no soy saco largo… o ¿sí? Ser o no ser. Eres adivino o se me nota en la cara. ¡Bah, eso no importa! Lo realmente valioso es estar aquí, escuchándote decir que estamos a más o menos 2700 metros de altura, que para conocer Pusaq Cocha hay que caminar seis horas y que allá arriba las truchas se pescan con las manos.

Sí, con las manos. Y ya imagino el sabor y el cansancio y la satisfacción de estar en tu comunidad, acaso desenterrando saco largos y huayros machos (la otra papa nativa que me enseñas) y sintiéndome libre, como me siento ahora, cuando te doy las gracias por invitarme a pasar a tu casa o refugio, donde Susy, tu compañera, comparte varios montoncitos de los tubérculos de la discordia.

No, no quiero irme; sí, sí tengo que irme, Jaime y Susy. Otra catarata me espera, una más de las tantas que tiene su provincia, Satipo. Se llama Gallito de las Rocas. La conozco. Ya he estado ahí y hoy cumpliré una de mis tantas promesas de retorno; la misma promesa que hice en Yuncanbado, mientras escuchaba su rumor torrentoso. Por eso les pido un favor: no se olviden de mí. Sé que regresaré.

Y entre mis sí y mis no, compartiremos otras papitas y mates en ese costadito de la carretera en el que nos conocimos y que está justo al frente de esa catarata que corta el verdor del monte, de la geografía ondulante y encrespada de San José, entonces, te preguntaré si te parezco saco largo, solo para reírnos y recordar este encuentro que es el primero, pero no será el último.

Y entre otros no y otros sí, volveré a fingir que estoy molesto. De eso puedes estar seguro sin necesidad de ser chamán, curioso, brujo o adivino. Y es que no hay primera sin segunda. Así que anda sembrando muchas papitas nativas y vigilando a esas truchas que pescaremos con las manos, después de ver ojos de anteojos y gallitos de las rocas. Eso es lo que espero. Eso es lo que estoy imaginando y escribiendo ahora.

DATOS

La ruta: Satipo se encuentra a 450 kilómetros de Lima. El viaje por carretera dura aproximadamente 12 horas (hay servicio todos los días).

Hacia las nubes: Yuncanbado se encuentra a 55 kilómetros de Satipo. Tiempo de viaje: 2h:30min por carretera. Para llegar a la catarata hay que caminar de 10 a 15 minutos.

Gallito de las Rocas: Esta catarata se encuentra en el centro poblado de San Antonio, distrito de Pampa Hermosa. Altura: 1395 m.s.n.m. Distancia a Satipo: 41 km de Satipo (1 hora). Visita: al retornar de las Nubes de Yuncanbado. Características: tiene una altura aproximada de 20 metros y una poza de 4 metros de profundidad. Ideal para darse un chapuzón, los viajeros tienen que recorrer un pintoresco camino para disfrutar de sus aguas. Es el hábitat del gallito de las rocas, para avistarlos se recomienda ir muy temprano (6 a. m.) o al atardecer.

La novedad: A partir de 7 de octubre, Atsa Airlines volará de Lima a Mazamari, uno de los distritos de la provincia de Satipo.

El tour: Viaje con Turismo ZumagPerú (jirón Francisco Irazola 185, interior 15 / www.facebook.com/Agenciadeviajes.Satipo.selvacentral.turismoperu.

Fotos y texto: Rolly Valdivia
INFOTUR LATAM

www.infoturlatam.com

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en infotur latam