Ecohuella, una agricultura orgánica y sostenible para el mundo Destacado

Ecohuella es un centro de investigación agrícola ubicado en el Valle Sagrado que brinda servicios educativos con la finalidad de promover el cultivo y consumo de productos orgánicos. Ellos reciben estudiantes de Estados Unidos interesados en aprender de sus técnicas y también visitantes curiosos, como nosotros, que queremos saber un poco más acerca del proceso de lo que nos alimenta.

Tuvimos la oportunidad de visitar una de sus fincas en la zona para conocer sus instalaciones, su gente, su misión y su visión. Y la sorpresa fue grande.

La historia empieza hace casi 15 años, cuando este grupo de agricultores empezaron a hacer agricultura sin depender de productos externos: todo lo producen ellos, incluso los abonos orgánicos. Las semillas, para garantizar la calidad del producto, son inicialmente traídas de Estados Unidos con certificación orgánica, para luego reproducir ellos el producto de forma natural y garantizada en sus tierras.

Al llegar nos recibió Jésica, una de las fundadoras del proyecto, quien no sólo tiene todo el conocimiento de la práctica, sino que tuvo la oportunidad de formarse en Massachussets y California, para luego terminar dando conferencias sobre agricultura orgánica en la India.

“Decidimos iniciar este proyecto porque había mucha agricultura orgánica pero todo era sustitución de insumos, no era agricultura sostenible, que lo que buscamos enseñar como opción de cultivo.” Nos cuenta Jésica, orgullosa mientras enseña su primera huerta en forma de mandala.

¿Cuál es la diferencia entre hacer un huerto con forma regular y uno con formas más “divertidas”? No hay mayor diferencia, pues lo importante no está en la forma sino en el sentido de los cultivos. “Hay que procurar mezclar diferentes tipos de productos: hortalizas, leguminosas, hierbas….e ir intercalando el lugar donde se siembran, asi la tierra se desgasta menos y tenemos más diversidad” nos cuenta Jésica.

La experiencia del visitante de Ecohuella va en conocer los tres huertos que tienen en esta finca en el Valle, aprender sobre sus semillas y el proceso de cultivo, los insumos que preparan y utilizan, visitar los cultivos y de cosechar algunos de ellos. La sensación de extraer una papa de la tierra y descubrir de a pocos los colores que la tierra nos regala es increíble. Nosotros pudimos cosechar unas papas moradas cuyo color brillaba al sol apenas se asomó a la superficie.

Una vez que tienen los productos frescos en la mano, Ecohuella te da la opción de preparar una ensalada combinando las hortalizas y verduras de la mejor manera, gracias a los consejos recibidos del Hotel Amak, quien promueve este tipo de propuestas.

Un detalle que nos emocionó mucho: durante la época de pandemia, Ecohuella se encargó de abastecer a los campesinos de la zona con semillas pues varios se quedaron sin estos insumos dado el problema logístico que reinó mundialmente. Una lección clara de lo importante de procurar tener un consumo sostenible.

Nos vamos de Ecohuella muy contentos y emocionados con esta propuesta y experiencia y esperamos que la semilla que están regando por el mundo de cultivo orgánico y sostenible se replique cada vez más y que el consumo de estos productos se vuelva cada vez más frecuente y consciente.

INFOTUR LATAM
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Valora este artículo
(0 votos)
© 2017 Infotur Perú. Todos los Derechos Reservados por GLOBALTEX PUBLICIDAD SAC

Solución web por Pumahostweb