Belleza a grandes volúmenes en la “Plaza Botero”

«Destruyan los guacales que estas obras llegaron para quedarse”, había dicho el artista colombiano más internacional, Fernando Botero, la noche en que sus 23 voluptuosas esculturas llegaron a la plaza pública que hoy lleva su apellido, en el centro de Medellín, en Colombia.

El artista, que en abril cumplirá 90 años, se refería a las cajas que se usan para trasladar las piezas de arte y que son reutilizadas cada vez que una obra hace una exhibición itinerante.

Bienvenida cultural

Dos décadas después las orondas esculturas siguen dando la bienvenida a miles de turistas de todo el mundo. La mayor parte de ellas son mujeres y hombres de proporciones descomunales, retratados con gran sensibilidad y con un estilo muy propio que se puede reconocer también en las piezas que este colombiano ha colocado en diversas ciudades del mundo.

A pesar de su fama, sin embargo, cuando Botero realizó las enormes esculturas, en el 2000, ni él ni las autoridades que apoyaron el ambicioso proyecto sospecharon la real dimensión del revuelo turístico que aportaría un museo al aire libre en la ciudad.

Arte para todos

La Plaza Botero no solo le dio a Medellín un respiro a la ciudad cuando decidió cambiar algunos edificios por áreas verdes, sino que puso el arte y la cultura al alcance de todos.

Hoy la plaza es un punto de encuentro para turistas y locales, y el Museo de Antioquía, ubicado frente a las esculturas, sigue luciéndose tan imponente como la catedral de Medellín, que termina de darle a la plaza un diseño arquitectónico sin precedentes.

Algunos datos

Si se visita Medellín, este es el destino símbolo e infaltable de la ciudad. Incluso se puede llegar directo desde el aeropuerto con un bus que no cuesta más de 4 dólares (13 mil pesos) y que tarda solo una hora. Si se llega en el Metro, bajar en la estación Berrío.

También se puede visitar el Museo de Antioquía, que cuenta con dibujos, pinturas y otras esculturas de Fernando Botero, el parque San Antonio, a pocas cuadras, y la Avenida Carabobo, un paseo peatonal lleno de comercio, música y artesanía.

En Medellín, como en toda Colombia, comer es una de las cosas más placenteras. Cerca de la plaza encontrarás muchos restaurantes que te ofrecen desde una bandeja Paisa o una fritanga hasta bocadillos como las arepas, empanadas y buñuelos. Además, siempre es buen momento de disfrutar un café tinto colombiano.

Por: Claudia Ugarte (enviada especial a Medellín – Colombia)
INFOTUR LATAM
www.infoturlatam.com

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en infotur latam